Tentaciones

Juan estaba muy feliz. Su novia y él habían salido durante más de tres años, y decidieron casarse.

Sus padres les ayudaron en toda forma posible, sus amigos le apoyaban, y su novia era un sueño. Sólo había una cosa que le molestaba mucho, y era la mejor amiga de ella. Era inteligente y sexy, y a veces flirteaba con él, lo que le incomodaba bastante.

Un día, la amiga de su novia le llamó por teléfono y le pidió que fuera a su casa a ayudarle con la lista de los invitados a la boda, así que fue para allá. Ella estaba sola, y cuando llegó, le susurró que, ya que se iba a casar con su mejor amiga, y teniendo en cuenta que ella tenía ciertos sentimientos y deseos hacia su persona, que ya no podía aguantarse más, y que antes que se casara con su mejor amiga, quería hacer el amor con él una sola vez.

¿Qué podía decir? Estaba totalmente sorprendido, y no pudo articular una sola palabra. Así que le dijo:


Iré al cuarto, y si lo deseas, entra y seré tuya.


Admiró su maravillosa figura mientras subía las escaleras. Se levantó del sillón y estuvo así, de pie, por un momento. Se dio la vuelta, fue a la puerta principal, la abrió y salió a la calle. Su novia estaba afuera, y con lágrimas en sus ojos, le abrazó y le dijo:



Estoy muy feliz y orgullosa de ti. Has pasado mi pequeña prueba. No podría tener a nadie mejor como marido!


Moraleja: ¡¡Deja siempre los condones en el coche!!


4 comentarios:

Noemí dijo...

Está comprobado... cualquier tía que se os ponga a tiro, vale... Ya sabemos el secreto... :P

Murator dijo...

No hay que generalizar que es muy feo... Aún quedamos algunos fieles...

Noemí dijo...

Permíteme que lo dude... Al menos, no te crucifico tajantemente, no? jijij

Murator dijo...

Gracias por dudarlo al menos...

Publicar un comentario

Deja tu comentario, que no cuesta nada:
(Si escribes tu web acuérdate de poner http:// al principio o el link no aparecerá correctamente)