Atención al cliente de Telefónica. El teléfono de la desesperación.

desesperación Hoy he tenido una experiencia surrealista con el número 1004 de (des)atención al cliente de Telefónica (imagino que con el resto de compañías pasará exactamente lo mismo). Os explico.

Cuando he llegado a casa he visto a dos operarios subidos en sendas escaleras pasando cables por toda la fachada de mi edificio (seguían con el resto de edificios de al lado). Les he preguntado que hacían y su respuesta ha sido que eran de Telefónica y que estaban pasando una fibra para otro edificio.
Mi reacción ha sido llamar al 1004 para que me explicaran porqué no se había avisado a la comunidad para pedir permiso para pasar los cables (es mucho más barato que levantar la calle, claro). Ahí ha empezado la odisea.

Lo primero ha sido tener que aguantar la puñetera máquina que contesta que no entiende ni una sola palabra de lo que le intentas explicar. Y para colmo a la tercera vez que no te entiende te cuelga sin más, en vez de pasarte con alguien. Una vez superada esta etapa y descubierta la palabra mágica que hace que te pase con alguien, vienen los operadores a los que le sueltas el rollo y, simplemente, te cuelgan el teléfono. Cuando, por fin, consigues hablar con alguien (y que no te cuelgue) te explica que, como buen ciudadado, deberías leerte los bandos que emite tu ayuntamiento porque seguramente hace quince o veinte días ha salido publicado (no tengo otra cosa que hacer!!!). En fin, después de la clase de derecho administrativo, me da otro teléfono y le pasa la pelota a otro departamento. Llamo a ese teléfono y resulta que no aceptan llamadas desde la ciudad de donde llamo (joder, vamos bien!!). Vuelta a llamar al 1004 para que me den el teléfono correcto. Cuando lo consigo (tras pasar otra vez por el mismo proceso), me encuentro con que este teléfono tiene otra puñetera máquina contestando que tampoco se entera de nada.

En resumen, ya ha pasado una hora y media para que me atienda una persona que no se entera de nada (como la máquina) y que lo único que hace es tomarme los datos y decirme que ya me dirán algo.

Y yo me pregunto, ¿es tan difícil dar un buen servicio y no poner tantas trabas? ¿Por qué tienen que desesperarte de tal modo que lo pagas con el pobre que te coge el teléfono? En fin, toda una odisea pedir cualquier tipo de información o hacer una queja.

Alguien debería regular este tipo de teléfonos para que no nos tomen el pelo tan descaradamente y para hacernos la vida un poco más fácil.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

sobre este articulo , lo unico que se me ocurre es darte la razon y pedir a las autoridades competentes tomar las medidas legales para frenar todos los abusos que realizan la immensa mayoria de las empresas con la publicidad engañosa y no cumplir con lo contratado. Y sobre todo denunciar siempre el desprecio con el que tratan las empresas a sus clientes o paganines

Murator dijo...

Pues gracias por darme la razón. Alguien debería ponerse con este tema seriamente...

flatline dijo...

Lo que tenias que haber hecho es llamar al 091, te habria salido más barato y es mucho más rápido.

No hay permiso, no hay cable.

Es más, probablemente sin llamar también hubiera bastado, porque los instaladores no se van a meter en lios porque su empresa.

flat

Murator dijo...

Tienes toda la razón, flatline. Si hay próxima vez, que espero que no, creo que te haré caso...

Publicar un comentario

Deja tu comentario, que no cuesta nada:
(Si escribes tu web acuérdate de poner http:// al principio o el link no aparecerá correctamente)