El colmo de la vagancia

Hay que ser vago para ni agacharse a atarse un zapato o unas deportivas... Pues bien, aquí está, el susodicho vago...


Por cierto, ¿Cuántas horas se habrá pasado el tío practicando para atarse las deportivas sin tocar los cordones?.

Ahora que lo pienso, ¡yo soy más vago todavía!, no me compro casi ningún tipo de calzado que tenga cordones...

4 comentarios:

Noemí dijo...

Jajajjaajaja... Eso es imposible!!! :P

Yo soy tan vaga que no me desato los cordones, me quito las deportivas y me las embuto tal cual, ajajjajajajajajajjaja :P

Murator dijo...

Vaga, pero que muy vaga... Luego seguro que le dices a los pobres niños que eso no lo hagan...jejeje

Noemí dijo...

Ehhhhhh, sin faltar!!! Jajajjaajjajaja... A los nenes los llevo a raya, jajajjaja :P

Murator dijo...

Ya me imagino, ya...jeje

Publicar un comentario

Deja tu comentario, que no cuesta nada:
(Si escribes tu web acuérdate de poner http:// al principio o el link no aparecerá correctamente)